Ejercicio y sistema inmune

author-avatar

Jazmín Sáenz

Nutrición

El ejercicio es una excelente forma de mantener tu cuerpo saludable, si quieres mantener un sistema inmune saludable y fuerte, es una muy buena idea realizar actividad física con frecuencia, junto con otros factores importantes como llevar una alimentación balanceada, disfrutar de una buena calidad de sueño, y tener un balance en tu día a día. 

¿Cómo la actividad física te ayuda a fortalecer tu sistema inmune?

El sistema inmune es nuestro sistema de defensa ante las infecciones, gracias a él tenemos la capacidad de combatir virus, bacterias y hongos que pueden causar enfermedades, incluso nos ayuda a prevenir otras enfermedades como el cáncer. 

De acuerdo con la Universidad de Harvard la actividad física refuerza el sistema inmune de muchas formas. Cuando te ejercitas, tanto los anticuerpos que luchan contra las infecciones respiratorias como los glóbulos blancos, circulan más rápido y pueden detectar enfermedades más temprano. El esfuerzo también ayuda a eliminar las bacterias de los pulmones. A medida que el cuerpo entra en calor durante el ejercicio, el aumento de temperatura desacelera el crecimiento bacteriano, lo que puede ayudar al sistema inmune a luchar contra las enfermedades. Por último, la hormona del estrés se libera de manera más lenta durante la actividad física, y esto ayuda a disminuir las posibilidades de enfermarse.

El ejercicio físico activa el sistema inmune. Por eso las personas que suelen entrenar con regularidad sufren menos enfermedades en comparación a las personas que no realizan actividad física de forma constante. 

Elige una actividad física que disfrutes

Si quieres comenzar a ejercitarte, lo mejor es elegir un tipo de actividad que se adapte a tu estilo de vida. Si ya llevas un estilo de vida activo y realizas actividad física a diario, sigue así. Si tu estilo de vida no es muy activo, puedes comenzar intentando encontrar tiempo para ejercitarte varias veces a la semana. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda dedicar al menos 150 minutos de actividad física moderada a la semana, esto quiere decir que solo necesitas hacer 30 minutos de ejercicio al día durante 5 días a la semana. La actividad aeróbica debe practicarse en sesiones de 10 minutos de duración, como mínimo. Con el objetivo de obtener aún mayores beneficios para la salud, se puede aumentar la duración del ejercicio hasta 300 minutos por semana de actividad física moderada aeróbica, o bien hasta 150 minutos semanales de actividad física intensa aeróbica. Para que el beneficio sea completo, es recomendable dos veces o más por semana, realizar actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares.

Sin importar qué actividad física elijas, ejercitarte te hará sentir con más energía y puede mejorar tu sensación de bienestar en general. Los beneficios de la actividad física son innumerables, por eso te recomendamos que incluyas el ejercicio en tu rutina diaria, desarrolles un buen hábito y disfrutes de tener un sistema inmune saludable.

Por último recuerda la importancia de complementar el ejercicio con buenos hábitos de descanso y una buena alimentación incluyendo alimentos altos en fibra, nutrientes, antioxidantes, vitaminas y minerales para fortalecer tu sistema inmune, en nuestra tienda en línea puedes encontrar excelentes opciones de alimentos basados en plantas que te ayudarán a tener un estilo de vida más saludable. 

Bibliografía:

Harvard Health Publishing. Diet and your immune system. Harvard Medical School,2019. Disponible en: https://www.health.harvard.edu 

National Library of Medicine. Ejercicio e inmunidad. MedlinePlus, 2020. Disponible en: https://medlineplus.gov

Harvard Health Publishing. How to boost your immune system. Harvard Medical School,2019. Disponible en: https://www.health.harvard.edu


¿Te ha gustado? Compártelo

Recibe las mejores promociones

Ofertar únicas en la palma de tu mano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.